jueves, 29 de marzo de 2012

EL MIRAMUNDOS

 He subido varias veces al Pico Mágina, techo de la provincia de Jaén, dejándonos siempre a un lado al Miramundos, otra cima que con sus 2077 m. no tiene nada que envidiar a otras cumbres de su entorno, todo lo contrario.

 Nosotros comenzamos la subida por la Cañada de las Cruces. El trayecto es el mismo del Pico Mágina, hasta ascender un poco más arriba del Collado del Puerto.


 Nos sorprenden algunos detalles que hemos observado en esta ascensión: Uno lo rápido que ha desaparecido casi el total de la nieve de este invierno que hasta hace unos días cubría estas cumbres, quedando sólo más cantidad, por su umbría y vegetación, en la Cuerda del Milagro y Loma de los Bolos, y el otro, el verdor pálido, casi pardo de las grandes alfombras de sabinas rastreras que nacen en este lugar, que en otros años toma en estas fechas un color verde intenso, no tan pobre y apagado como estos días.
A unos 400 metros del Collado del Puerto, dejaremos el sendero hacia el Mágina, siendo ahora nuevo todo el tramo de ruta para nosotros.

 En un esfuerzo llegaremos en zigzag hasta la cuerda del Miramundos, y allá al final de ésta, en lo más alto, se encuentra el famoso refugio Miramundos a 2.077 m.

 Las vistas son impresionantes; el mismo nombre de la cumbre describe el placer de nuestra visión sobre el abismo del mundo. Respecto al Refugio, parece ser que estaba casi en ruinas, y así lo expresa un cartel indicativo de precaución de la Junta de Andalucía, pero tengo que dar las gracias y la enhorabuena, al Club de Montaña y Senderismo Miramundos, por el buen mantenimiento de este refugio y me consta que por la lucha por su total rehabilitación a través del ayuntamiento de Huelma y la Dirección del Parque Natural de Sierra Mágina.

 Esta asociación, deja en el refugio un Anuario de Visitantes, donde todo aquel que asciende a tan bello lugar, deja sus impresiones y firma, cambiándolo por otro nuevo cada año; nosotros claro está dejamos la nuestra.





 Después de comer en buena compañía de dos montañeros con amistades comunes (el mundo es un pañuelo), estuvimos tentados de subir al Mágina por un pequeño sendero que aristea desde aquí, pero desestimamos el ofrecimiento, ya que la pasada semana forzamos la máquina y para la siguiente sabíamos que nos esperaba una fuerte y larga ruta, nos separamos de nuestros nuevos amigos, descendiendo tranquilamente, disfrutando del sendero y los paisaje de descenso hasta la Cañada de las Cruces, lugar donde dejamos el coche.



4 comentarios:

  1. Es verdad que Miramundos no desmerece. Buenas fotos para un bonito lugar.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Miguel, este tipo de montañas, me encantan. Las fotos son estupendas y dan fe de la belleza de eros terrenos y de las magníficas vistas que se disfrutan. UN placer caminar virtualmente a tu lado.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu descripción del lugar, pues lo conozco. Nosotros no sabíamos que estaba permitido subir en coche, y dejamos el nuestro abajo del todo, junto a una casa, en un olivar. Ascendimos por la pista hacia esas vaquerizas, y por la nieve, sin conocer el camino llegamos al Mágina, y de ahí al Miramundos. La bajada fue tortuosa, para los pies, por un sendero que suponíamos cortaría camino con respecto a la pista, y cortó, pero con mucha pendiente.
    Nos encantó aunque llegamos reventados.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel, ya lo creo que el mundo es un pañuelo, así que no la armes nunca, porque siempre te pillará alguien, jajajaja.
    Estos refugios de montaña vienen muy bien en algunas ocasiones, sobre todo en invierno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar