lunes, 6 de febrero de 2012

Cerrada del Utrero -Iniciación de Pedri y Agu al senderismo en Cazorla I

 Tarde o temprano, el cansineo de hablar en el trabajo de la montaña, las sendas y la naturaleza, ha despertado entre algunos de mis compañeros la curiosidad de experimentar, esto del senderismo. Es el caso de Agus, que ya había hecho algunos pinitos por ahí, y Pedri, un urbanita cuyas sensaciones minuto a minuto en la Sierra eran como las de un niño pequeño probando por primera vez el chocolate.
Decidido el comienzo, que mejor que la Sierra de Cazorla. La primera parada en el Puerto de las Palomas, donde se puede contemplar desde su mirador, todo un espectáculo de Valles, Montañas, ríos, Sierra mucha Sierra. Pero aquí solamente vemos el envase de la tableta de chocolate, ahora hay que darle pequeños bocaditos para comenzar a saborear.
 La primera pequeña ruta, tal vez la más conocida y visitada del Parque, es la Cerrada del Utrero. Aquí un jovencísimo río Guadalquivir, se acomoda estrechamente entre verticales paredes. Un río manso y espeso hasta la pequeña y antigua presa de la central eléctrica ya en desuso. A partir de aquí, el agua pierde su tranquilidad, para volverse brava, dejándose deslizar  por las pendientes hacia el Valle.
 



 Nosotros siempre rodeando la gran mole llamada El Lanchón, iremos bordeando el río, primero desde las alturas, más tarde a ras, hasta dejarlo atrás en su viaje andaluz, rodeando nosotros toda la montaña.




 Pero por estos lugares, al gran río se les une un pequeño arroyo de una forma espectacular, ya que el Linarejos, se enfrenta a su fusión acuática saltando desde las alturas con una espectacular cascada “Cascada de Linarejos”.





 Una vez terminado este itinerario circular, nos acercaremos a un paraje también muy bello y con un contenido de leyenda. El Puente de las Herrerías, donde cuentan que fue construido en una noche para el paso de la Reina Isabel la Católica y sus tropas camino de la conquista de Granada.

 La tableta ya está empezada, os puedo asegurar que este “chocolate” fue de lo más apetitoso para mis amigos Agus y Pedri, pero el día no quedó con estas visitas, el día deparaba más descubrimientos, sendas y emociones. Pero esto lo dejaremos para la próxima entrada…

2 comentarios:

  1. Ahí, ahí, Miguel, suspense y emoción jajajaja.
    Desde luego elegiste bien la ruta de inicio para tus amigos, que sino... se cansan y no vuelven, jajajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Acabo de conocer tu blog, y me ha parecido genial, sobre todo la forma con la que narras tus emociones en la montaña.
    Nosotros (mi pareja) hacemos un blog que no se si conocerás, por lo tanto te invito a que pases por el: Caminos y caños.
    Salud.

    ResponderEliminar