SERREZUELA DE PAGALAJAR

 En la parte más occidental de la comarca de Sierra Mágina, se encuentra la localidad de Pegalajar, conocida entre otras cosas por su “Charca” y su Serrezuela o la Peña de los Buitres.

 Nuestra ruta parte del área recreativa de Siete Pilillas, lugar de despegue para los amantes del Parapente y para mí, uno de los balcones para observar los más bellos atardeceres del interior andaluz.



 Este lugar, nos sorprende paso a paso descubriendo el esplendor de su entorno, ya que podemos ver parte de la provincia de Jaén y concretamente las cercanías de su capital y sus paisajes como la Sierra Sur, la campiña con su mar de olivos y la población de la Guardia.

 Como veíamos que se nos quedaba muy corta la ruta, a mitad de camino, decidimos subir a la cumbre. Hay un sendero que asciende hasta el punto más alto (1.126m), pero no era ese el objetivo del día, así que campo traviesa llegamos hasta la arista de la cima.
Podríamos haber cresteado hasta el punto geodésico, pero unas nubes oscuras nos acechaban amenazantes, haciéndonos desistir en el intento; decidimos bajar al sendero, en el mismo lugar donde lo dejamos.
 Ya con vistas a la Guardia de Jaén y tras atravesar el desolado paisaje que hace unos años devoró un incendio, miramos hacia lo más alto de esta montaña, y la gran Peña de los Buitres nos empequeñece de una sola mirada.





 Seguimos circundando el sendero y por fin, Pegalajar, sus casas blancas y la torre de la Iglesia de Santa Cruz.
 




 Ahora toda Mágina nos mira y nosotros a ella desafiantes para otros itinerarios, ella sabe que queremos conocer cada cima, cada arroyo y cada rincón de esta tierra.
Llegamos de nuevo a Siete Pilillas, aquellas nubes negras sólo dejaron unas gotas con olor a pino, pero unos fantásticos paisajes.
La Charca, ya en Pegalajar, antiguo embalse que desde la edad media recogía el agua de la Fuente de la Reja, se convierte en un gran espejo donde cada mañana se asoma la Serrezuela para preguntar una y otra vez, ¿quién es la más bella?

“Nubes que pasáis,
nubes, detened
sobre el pecho mío
la gresca merced.
¡Abiertos están
mis labios de sed
!”
Gabriela Mistral

Comentarios

  1. Miguel, que paisajes más bonitos nos enseñas. Un lujo verte rodeado de tan espléndida naturaleza. Un placer seguirte "virtualmente".

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa ruta Miguel, las fotografías son un lujo y los cielos, me dejan sin palabras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre ¡soberbias fotos! y bellísimo lugar
    Me estuve acordando de vos hace menos de un mes porque mi hija la andariega del sur estuvo en El Bolsón, incluso había separado unas fotos para mostrarte y no lo hice. En cuanto tenga un momento te las muestro,
    Cada vez que llego acá y veo el Fitz Roy y las nubes me rio pensando en ella porque saca 1.200 fotos iguales de las montañas atravesando las nubes tanto le gusta verlas así que no lo puede evitar.
    Un abrazo amigo mío

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares