lunes, 12 de septiembre de 2016

Luz y sombras de la Pandera



Allá en lo más alto de la Sierra Sur de Jaén, la paz toma colores mágicos, el cielo sacude sus sensaciones cósmicas, las nubes juegan a tocarlo y nosotros nos quedamos mirando.
La geometría del sol parte montañas, La Peña del Altar, tiembla, ruge la sombra al conquistarla.

El Quiebrajano enmudecido sigue las antiguas líneas del Valle del Parrizoso. Los sueños están escondidos, pronto habrá que encontrarlos.
El Aznaitín a los lejos silueta machadiana. Arden como dice su nombre, en el centro, Las Alcandoras. Y mas cercano, resistiendo, el Cagasebo (apelativo feo, para tan bonita montaña), en su estribo, dejó su nombre lejos, Peña Blanca.


El ocaso vence sobre la Sierra, ha dorado siluetas en lontananza, los aledaños son sombras empobrecidas que recogen en silencio la noche muda.


Se retira el sol, cántale una nana, el horizonte enrojece y los espacios tiemblan, La Sierra Sur estará acunada entre olivos en su bella estancia.
El Senderista loco


miércoles, 28 de octubre de 2015

FUENTES, CULTURA DEL AGUA


El agua, ese elemento al que pertenecemos, del que dependemos, el que aliviamos y obviamos a menudo su respeto. El agua de esas fuentes que alguien en su día encauzó por el bien común de sus vecinos, por el propio, su ganado, el caminante sediento arribando caminos, el agua que fluye desde dentro o la encaminamos para llegar a mejor destino.




Las fuentes, los abrevaderos, los tornajos esparcidos por las sierras, no son sólo el lugar idóneo para beber el caminante un poco de agua, donde llenar la cantimplora o hacer una parada de relax en el camino. Las fuentes son historia, son bienes culturales etnológicos, parte de nuestra memoria física en el tiempo. 




Los pequeños lavaderos ahora silenciados de pueblos y cortijos, son también cultura de este agua que encontramos los viajeros en los caminos.





Fuentes que se pierden en la memoria, otras en el olvido, en la ruina, en la desidia del
desahucio de aldeas, pueblos y cortijos. 




Las fuentes son ecosistemas, dando cobijo a muchos tipos de seres vivos.
No olvidemos cuidarlas, al menos no perjudicarlas. Seamos respetuosos con su entorno y pensad que, alguien sació allí su sed en la cúpula del tiempo, nosotros lo haremos y también deberían hacerlo nuestros hijos. 






El agua, cultura del tiempo.




Agua  

Advenimiento fugaz de vida
Somos abrazo imponente
de nuestros átomos
Lenguaje dulce de verbos
ubicados sobre la tierra
Dormidos bajo el suelo
Rodantes hasta el mar
Esencia rival del fuego
Cristalino solaz del río                                                                    Dinamo de lo imposible         
Estruendo fluido del deseo
Agua de sed adjunta
que auxilias al empecinado
errante del camino
y despejas gargantas
agotadas entre polvo
y melancolía
Ductor de nubes etéreas
que derramas su miel
en la nostalgia.
Agua que perpetras
la vida,
Fuente que recoges
mi calma.
Agua
agua 
Miguel Ángel Cañada


miércoles, 10 de junio de 2015

Sierra Nevada, como agua de mayo “Laguna de las Yeguas-Lagunillos de la Virgen”

No todas las primaveras son iguales en Sierra Nevada, e incluso podría decir que no hay ninguna igual. No todos los años acumula la misma nieve la montaña, no todos los años llora su deshielo en el mismo tiempo. El calor, la falta de lluvia o todo lo contrario, diversifican cada año un paraje en distintos paisajes para contemplar.





Esta primavera ha sido de un deshielo precoz, las chorreras no rugen como otros años, los borreguiles se encuentran a más altitud de lo habitual, así que el esfuerzo de la subida valdrá la pena.





Vamos subiendo, ascendiendo lentamente hacia un destino incierto, dejando atrás lo cotidiano, lo inverosímil de una vida contra reloj, olvidaremos por unas horas un estrés artificial que la montaña ignora. Vaciaremos el sonido de nuestros oídos y saciaremos de silencio nuestros ojos, nuestro calma.




A casi 3000 metros, encontramos el único ojo de Polifemo, tal vez Ulises escondió en su odisea aquel ojo de cíclope antes de su incansable regreso a Ítaca. La Laguna de las Yeguas bien podría ser este elemento homérico fingiendo ser un bello lago perdido en las alturas.



Sobre el lago, la nieve aún domina el terreno, hay años que la umbría de los Tajos de la Virgen, perpetúan el blanco hasta bien avanzado el verano, dejando entrever pequeñas lagunas, elemento líquido del deshacer del invierno. En esta ocasión, aún perdura la nieve y el hielo, aunque comienza a dibujarse un paisaje de lagunillos que en semanas estarán completamente definidos.






Damos marcha atrás, comenzamos un descenso de altitudes al igual que un descenso de tesituras hacia la vida diaria, hacia esa jungla de cemento y asfalto ordinario. Antes dejaremos otra vez la bella imagen de Las Yeguas y desde las alturas desistiremos al frío para enfrentarnos a las altas temperaturas de nuestros niveles usuales. Nos quedan algunas chorreras y la flora tardía de la alta montaña. Comenzamos nuestra odisea singular con la particularidad de desear pronto embarcarnos hacia otras aventuras.







“La montaña me habla
me grita, me susurra
me merce en su dulce cuna
me abre puertas de esperanza
me atrae y distrae, me sueña
y me cuenta, me recoge
me arrulla, me canta.
Dice mi nombre o lo esconde
me dobla, me desgrana.
La montaña soy yo
cuando quiere la montaña,
y si no,
no soy nada.”
 Miguel Ángel Cañada