TABLAS DE DAIMIEL

El humedal conocido como Las Tablas de Daimiel fue declarado Parque Nacional en el año 1973, Reserva de la Biosfera en el 1981 e incluido dentro del Convenio Ramsar en el año 1982.
Es el último representante de un ecosistema denominado tablas fluviales, formación que se produce por el desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela, favorecido por la escasez de pendiente en el terreno. Con su declaración como Parque Nacional se dio un gran paso en la conservación de uno de los ecosistemas más valiosos de nuestro planeta, asegurando así, la supervivencia de la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada, mancada y nidificación.
Nuestra primera visita fue al  El Centro de Visitantes "Molino de Molemocho" que encuentra situado en el cauce del río Guadiana. Este singular edificio es uno de los más antiguos molinos hidráulicos harineros de Castilla La Mancha. Se desconoce la fecha exacta  de su edificación, pero Molemocho ya aparece mencionado en las Relaciones Topográficas de Felipe II, en 1575.
Su misión es descubrir a sus visitantes la estrecha y frágil relación histórica entre los habitantes de Las Tablas y el río, un entorno natural que ha determinado numerosos aspectos culturales y actividades tradicionales vinculadas a la presencia del agua.

Tras la agradable visita del Molino, nos dirigimos a las rutas habilitadas para el visitante. Hay tres marcadas por colores para poder seguirlas fácilmente e incluso poder entrelazarlas una con otra. Nosotros como es normal las enlazamos las tres para no perder detalle.






Lo más interesante de toda la visita no solo es ver las grandes concentraciones de agua, es la biodiversidad que estas concentraciones alimenta. Paraíso de aves como la Garza Imperial, el Martinete, el Avetorillo y la Cigüeñuela. Lugar de invernada de grullas y cazadero privilegiado del Aguilucho Lagunero. También pudimos fotografiar al intruso Cangrejo Americano con su gran tamaño y su color rojizo.


Pudimos observar en el trayecto, la reconstrucción de las antiguas casas de los pobladores del lugar (pescadores habitualmente) y también destacar la gran cantidad de observatorios en lugares estratégicos desde donde podremos ver en su hábitat a muchos de los habitantes del lugar sin perturbar demasiado su vida cotidiana.


Comentarios

  1. Muy buen día que pasásteis en un entorno privilegiado, durante el invierno debe ser espectacular la concentración de aves en las Tablas. A ver si me escapo algún fin de semana a este maravilloso enclave manchego.
    Por cierto, deberías haber cogido el cangrejo y hacertelo a la plancha...¿o deberíamos hacernos a la plancha a aquellos que lo introducen en nuestros ríos y humedales? jejeje

    Saludos.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel, yo no he estado nunca en Las Tablas y después de ver este reportaje y como está de agua como que me ha entrado el gusanillo.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  3. Una forma distinta de hacer senderismo, no todo van a ser grandes cumbres. Además con el buen año hidrológico que hemos tenido.

    Hace unos meses estuvimos en las lagunas de Ruidera. Estaban rompedoras!

    ResponderEliminar
  4. Resurgen de sus cenizas la Tablas de Daimiel. Estan como yo las conoci hace ya unos 12 años. Y que sigan así mucho tiempo. Lo cierto es que este año pasado, antes de la lluvias, daba depresión escuchar día sí día tambien el estado en el que se encontraban: secas y quemándose por dentro. Por eso digo que han vuelto a nacer.

    Es un sitio único donde se disfruta mucho del paisaje y de la biodiversidad, como no.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. !Yo he estao ahi!, he estao ahí Miguel, y tengo fotos en el molino, y por las rutas, claro que cuando fuí, hace 4 ó 5 años, los humedales estaban muy secos, y no habia esa exuberancia de avifauna... !que bonitas estan ahora, y, que verdes!
    Me ha encantao especialmente tu entrada, tus fotos, genialísimas!!!.

    Un besote gordísimo

    ResponderEliminar
  6. Hola Miguel: qué precioso lugar nos enseñas hoy, realmente todo ése verdel de vida y colores debe ser una maravilla ... considero que es una gran idea lo de las pasarelas, los sitios que nos ilustran el paisaje, la observación de aves sin mucho molestarlas: bravo realmente por la gente que se toma el trabajo de realizar una obra de ésta manera, con mucho cuidado y respeto por el entorno. Una maravilla !

    ResponderEliminar
  7. Bellas fotos y excelente crónica, para conocer sin viajar. ¡Maravilloso post!Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares