domingo, 2 de mayo de 2010

PICO LOPERA


Cuando decidimos hacer el Pico Lopera, escogimos un día que según los servicios meteorológicos nacionales, sería despejado y soleado, con temperaturas agradables propias de la primavera que en los días que hicimos la ruta, estaba al llegar.

El Pico Lopera con sus 1.485 m. es una cima de fácil acceso, atalaya natural en la divisoria de las cuencas mediterráneas y atlánticas de este Parque Natural.

Desde lo más alto, se supone que en días despejados, las vistas son maravillosas, pudiéndose divisar gran parte de la zona oriental del Parque Natural Sierra de Tejada, Almijara y Alhama, barrancos de singular belleza como los del Río Verde y las grandes crestas escarpadas como Cerro de Cabañeros y Navachica (1.831m)

Pasado Granada y llegando al desvío del llamado El Suspiro del Moro (dice la leyenda, que en este lugar, volvió la espalda el último rey moro, Boabdil para observar por última vez su palacio rompiendo a llorar. Su madre Aixa, le recriminó con una frase para la historia "Llora, llora como mujer lo que no supiste defender como hombre"), las nubes altas endulzaban el gran cielo azul, la jornada prometía.

Por la carretera de la Sierra (llamada de la Cabra Montesa), estas dulces nubes, comenzaron a asociarse entre ellas, parecían que ese día aunque no tocaba, habían decidido una reunión de urgencia.

Junto a los Prados de Lopera, comienza el sendero que por unos cortafuegos y con un zigzag, nos asciende de una forma fácil hacia la cima. Comenzamos a ver el valle del Río Verde y algunas de las cimas grises y escarpadas con la belleza extraña de aquel lugar. Las nubes, cubren el cielo, por ahora solo el cielo.

A medio camino, nos encontramos con un nutrido grupo de senderistas alemanes de la mal llamada 3ª edad, algunos casi de la 4ª os lo puedo garantizar, pero el comentario de Lola y mío, “¿tú crees que cuando tengamos su edad estaremos tan requetebién como ellos?”

La cima esta cerca, una niebla vela las vistas de los barrancos, se divisa medio bien el punto geodésico, el refugio algo mejor (es mucho más grande).

Foto de rigor en el punto geodésico, hace frío, mucho frío.

Nos asomamos al balcón natural junto al refugio, justo allí, la Junta de Andalucía, tiene un panel informativo, para que el visitante pueda situar todo lo que la vista puede alcanzar, nosotros no pudimos situar nada, todo era de un gris mustio y espeso, el servicio meteorológico se ha equivocado un  poco ¿un poco?

Como hace frío y no podemos deleitarnos con los maravillosos paisajes, tomamos un bocado y...  –Miguel, está nevando.-Me comenta Lola con media sonrisa en la boca.

Efectivamente, nevaba un poquito, creo que peor no podía ir la cosa, pero de pronto

un gran estruendo surgió del cielo, un ensordecedor trueno que no presagiaba nada bueno.

Mochila a la espalda y a bajar con premura, pero ¿por dónde?, Una niebla muy espesa había escondido los senderos que en la cumbre no estaban muy bien marcados, sigue nevando, no un poco, una gran nevada.

Poco a poco y gracias a los hitos de señalización del sendero, encontramos el camino, hasta que este se hace más grande, siguen los truenos y la nieve.

Por fin llegamos a lugar de inicio, nos acordamos del hombre del tiempo, el de la tele, el de Internet y el de la madre que lo parió.

No vimos casi nada, pero nos reímos un montón.

 

6 comentarios:

  1. Vaya aventura, Miguel. Se ven excelentes paisajes que con tiempo bonancible, sin premuras hostigadas por el mal tiempo, deben ser un regalo para la vista y una gozada. Vaya que sí.

    Un abrazo.
    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Vaya tela... Miguel, esto fue el sábado o el domingo?? Te lo digo porque estuvimos por Sierra NEvada el sábado y hacía muy bueno... aunque quizás el domingo se estropeó :-(

    Tendrás que repetir con ese pico porque las vistas de las Nortes de Tejeda y Almijara son muy buenas, aunque te recomiendo por si no lo conoces subir el Lucero :-D

    ResponderEliminar
  3. Ostras Miguel, vaya historieta os montasteis este fin de semana.
    Es raro que se equivoquen de manera tan estruendosa, pero a veces sucede, y por lo que cuentas en grado mayúsculo. Habrá más oportunidades de repetir, lo importante es que no tuvisteis ningún contratiempo.

    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel, pues yo tambien me he reido jajajaja.

    Vaya aventura que os llevasteis, pero que bien se pasa contandolo.

    Subir hasta allí con la niebla no es lo mas agradable del mundo, pero a veces se ven lugares que despejados tienen otra pinta.

    Un fuerte abrazo y bien está lo que bien acaba.
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  5. Una buena marcha.

    Fotos estupendas, guiris guais, y vosotros muy educados con el hombre del tiempo porque, lo correcto y de buen nacido, es tener siempre presente al prójimo y acordarse de él... jajajaja.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Miguel, ya sabes aquello de quien tiene boca se equivoca... lo digo por el hombre del tiempo, el de la tele, internet... y vosotros allí, tronando y nevando !que cosas, y en mayo, quien lo diría!.
    Pero bueno, no visteis mucho por la climatología adversa pero al final os reisteis, que es al fin y al cabo de lo que se trata, de pasarselo bien con frio o con sol, con vistas o sin ellas... ya sabes
    ¿y una cosa hijo mio, lo de la cuarta edad, exactamente que edad es, que me tienes intrigada?... porque para mí lo de la tercera edad es desde los 70 a los 85 ó 90 años, ¿la cuarta que es a partir de los 90 años?, ¿y estaban de ruteros subiendo un puerto de poco menos de mil quinientos metros?... los alemanes ya se sabe que son duros como piedras, pero casi centenarios y subiendo puertos, nieve y tormenta incluida, es pa nota, -desde luego que sí-, pero que yo también me apunto a estar como ellos a los noven, eh!

    Un besote enormísimooooooo

    ResponderEliminar