martes, 26 de mayo de 2015

CAZORLA SALVAJE Cerrada del Pintor y Poyos de la Mesa


Hay parajes cuya belleza desprenden por si solos  un atisbo exótico, casi salvaje, pero el adentrarnos en ellos, demuestran que tras estas conjeturas físicas, realmente nos encontramos en un lugar indómito, donde observamos animales y plantas a la bella deriva del libre albedrío coexistiendo paraje y naturaleza en un bello cuadro. 








 La Cerrada del Pintor, allá en la recóndita brecha sesgada a través de los tiempos por el Arroyo de los Tornillos de Gualay, no nos deja indiferentes, nos sentimos diminutos puntos paseando a través de una historia geológica en esta máquina del tiempo llamada curiosidad.




 El agua siempre fría y cristalina, despierta en nuestra piel nuevas sensaciones contradictorias; las de querer atravesar rápido por el atroz dolor que irrumpe en los músculos como miles de alfileres clavados sin piedad, y las de no querer que termine el poder observar un lugar tan fascinante, menuda paradoja.






Los Poyos de la Mesa, los dejamos de lado en el camino, para saborearlos más tarde, a la vuelta, sin prisa. Allí nos empapamos de sueños, de “Edenes perdidos” donde los animales dormitan a sus anchas en las horas de calor, para después recrearse entre bosques y prados dando vida a este bonito paisaje. 








 La Cerrada del Pintor y Los Poyos de la Mesa, los visito de nuevo, mismos lugares, siempre diferentes sensaciones.

  Verde
Soy un hombre verde
que sueño en verde
con tu verde calma,
calma verde
mis horizontes verdes
calma dibujando
verdes montañas.
Verdes penas
de lágrimas verdes
como agua
en los valles verdes
de mi morada.
Verde, así es mi casa
como mi sangre verde
que mis hojas refrescas
y mi tronco acorazas.
Vivo en tu esperanza
verde y moriré verde
sintiendo el verde,
de esta tierra que sangra.
Miguel Ángel Cañada 

martes, 5 de mayo de 2015

MATA BEJID "Aquel lugar mágico donde nació mi abuela"


  •  Cerca del nacimiento de agua, donde crecen álamos centenarios, propuestos ser declarados monumento natural, se ubica elconjunto romántico de Mata Begid, estudiado por Rafael Casuso, el cual constituye un conjunto singular del patrimonio histórico-artístico de Mágina, donde aún se revive el espíritu de la belle époque, en el que el agua, la vegetación y la arquitectura se integran de una forma original. Destacan la capilla neorrománica, de mediados del siglo XIX; la Casa Vieja, también construcción decimonónica caracterizada por la regularidad de sus vanos, realización en mampostería enfoscada y por la depuración ornamental; la Casa Nueva, construida a principios del siglo XX, posee dos plantas y tres series de vanos en cada una, destaca la forma mitral de los arcos y la presencia de un torreón-mirador con los vanos recercados en ladrillo, que le da un aspecto regionalista; y el jardín romántico, que da unidad a todo el complejo arquitectónico y desciende desde la ermita en cascadas, fuentes y estanques hasta la casa señorial

MATA BEGID, EL “PULMÓN DE MÁGINA”
Juan Antonio López Cordero
(en Revista Acebuche, núm. 19, septiembre 2006. Asociación Ecologista Guardabosques de Jódar. Jódar, 2006, p. 44-49).
http://www.pegalajar.org/articulos/mata_begid_pulmon.htm







Mi abuela paterna nació en este hermoso paraje, su  abuelo “el chocolate”, fue administrador en pleno apogeo de la finca. Ahora la decadencia, la dejadez de sus edificios y jardines, no hacen honor a  la verdadera imagen idílica del lugar, aunque sus restos, he  de confesar, le dan un aire romántico y embriagador. 







Siempre es agradable hacerle una visita y aprovechar para caminar por tantos sitios que invita este lugar. Siempre es agradable respirar su aire, refrescar las manos en el agua de sus fuentes e imaginar voces de un pasado reciente.
Castillo de Mata Bejid-Caño del Aguadero
Mata Bejid-Castillo de Mata Bejid-Puerto de La Mata
Mata Bejid-Piedra del Águila (circular)





Guardo las llaves
de aquellas cerraduras muertas,
 volveré  para desangrar casas
y dejaré abiertas sus ventanas
para romper el enrarecido aire.
Yertas las horas marcan verdades
de la decadencia humana.
Somos hojas de otoño
mutiladas en las sombras,
somos sueños robados de la historia
Tus huellas regresan
a mis versos, mis ancestros
despiertan en la memoria.

(Miguel Ángel Cañada)