NOCHE MÁGICA EN JABALCUZ

Foto cedida por Xuxin
 Parte de la recompensa de subir a una montaña, es el poder disfrutar del paisaje que ésta ofrece desde su parte más alta. Nos sentimos semi-dioses en cada Olimpo al que subimos, pero, ¿y si la subimos de noche y con luna llena? entonces la magia inundará el paisaje y nos transportará a otro mundo, al de la fantasía.
Un sábado por la tarde, un grupo de amigos decide subir a Jabalcuz; esa montaña de 1.614 m  que destaca sobre los cerros donde está enclavada la ciudad de Jaén. 

Foto cedida por Xuxin
 Una tarde de charlas, chistes, risas y como no, el amigo Jesús (Xuxin) y yo, de fotografía.
Iba cayendo la tarde cogiendo altura. Las sombras toman protagonismo dejando de lado a los últimos rayos de sol que agónicos se pierden en el horizonte.
Foto cedida por Xuxin


Foto cedida por Xuxin


Foto cedida por Xuxin


 A esta falta de luz, correspondía sacar el trípode de la cámara, había que estabilizarla para poder captar mejor las imágenes. Xuxin, cazaba imágenes preciosas a la vez que también me cazaba a mí endulzando mi cámara con todas estas fotos que hoy puedo compartir con vosotros.




 La noche cerrada hacía más interesante la ruta. Las estrellas se hicieron reinas de la oscuridad en el cielo, por poco tiempo. Abajo las luces humanas intentan competir con las estrellas, dibujando un bonito paisaje.


Foto cedida por Xuxin


 Tras pasar la Cresta del Diablo y rebasar  el Puerto del Aire, tendremos unas maravillosas vistas hacia el noroeste. En el horizonte aunque es noche cerrada, quedan vestigios rojos del astro Rey. Innumerables pueblos alumbran los campos de eternos olivos.

 Unas cuantas curvas, algún que otro chiste, risa y… la magia. La luna nos deslumbra más fuerte que nunca, nos dibuja un paisaje digno de cuentos de hadas. “Fantasía” existe, no ha muerto, está en una noche de luna llena en la cima de Jabalcuz.

Foto cedida por Xuxin
 Tras llegar a lo más alto y saludar al solitario vigilante en el refugio de fogueros, ardua labor para estos tiempos que corren de indomables fuegos que devastan nuestros montes, comenzamos a bajar, sin necesidad de luz alguna, había un gran candil que nos alumbraba colgado en el cielo, nosotros…felices.

Comentarios

  1. ¡¡Que bonito!!
    Ésto mismo vamos a realizar mañana, con unos niños....
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que bonito, otra vez Jabalcuz, me gustaria un dia poder estar ahi arriba. Me encanta andar por la noche, son preciosas esas rutas, ademas me apasionan las estrellas. En cuanto lo que dice Toñi, hay que tener mucho cuidado, el campo los niños los incendios, fijaos este de la Costa del sol de ayer y hoy, yo ayer andaba con mi hijo de 12 años atravesando montes a unos 40 kms del incendio, hay que tener mucho cuidado y prever posibles salidas. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Miguel, las machas nocturnas tiene su aquel mágico.
    Hoy dicen que la luna estará azulada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares