CIRCULAR, BARRANCO DEL MONASTERIO-CIMA DEL OROZCO-CASTILLO DE PUERTA ARENAS-LA PEÑUELA.

 Una ruta calurosa y larga, tal vez más larga por calurosa que por la distancia, aunque se nos fue varias horas en hacerla.
Para introducirnos en el gran bosque de pinos del Barranco del Monasterio, hay infinidad de opciones y pistas forestales que lo atraviesan, pero la proximidad de las Casas de Cazalla en línea recta con el Castillo de Puerta Arenas, eso sumado a que conozco un senderillo precioso que desde aquí nos lleva de una forma diferente al Barranco, hizo tomar esta decisión.

 Este sendero, desemboca a la pista forestal, pero he de hacer por desgracia y por enésima vez, una denuncia. Los señores moteros han destrozado un sendero precioso. Algunos pasos que ya de por si, implicaban alguna dificultad, ellos han conseguido destrozarlos, amplificando esa dificultad a extrema y peligrosa. Pienso que las autoridades competentes deberían de extremar la vigilancia en estos menesteres, así como sancionar duramente a estos contaminadores y destructores de la naturaleza, yo no dudo en tomar fotos de las matrículas (cuando las llevan) e intentaré que no queden inmunes estos salvajes.


 Ya en la pista que en esta zona está en muy buen estado, va subiendo de una forma fácil hacia las Navas de Orosco.


 Allá en todo lo alto, unas feas antenas de telecomunicaciones, se alzan hacia el cielo, dejando pequeñito pero con clase, a ese punto geodésico del Orozco a 1.438 m., que sin complejos mira hacia la Pandera y Grajales; hermanas mayores en toda esta zona de la Subbética.

 Ahora la pista desciende en busca de la Historia. Una historia de fronteras, de intereses políticos y económicos con pretextos a veces religiosos, otros sin tales pretextos.

 Los restos del Castillo de Puerta Arenas, dan fe del lugar estratégico en aquella historia de “moros y cristianos” que aún se representa en el pueblo de Campillo de Arenas.






 Otra vez comenzamos a bajar hasta el área recreativa de la Peñuela, en Cerro Prieto-Las Alberquillas. Un momento de relax bajo la sombra de los pinos, de sueños de niñez en los improvisados columpios…

 Pasado la Peñuela, sabemos que bajando en línea recta, entre olivos y cortijos, está la cortijada de Casas de Cazalla, en buen estado, solitaria durante todo el año pero llena de vida en época estival.
 Por cierto se me terminó la batería de la cámara antes de terminar la ruta, de ahí la falta de fotos de este tramo.
Un largo paseo, en una zona que pertenece a la comarca de Mágina, pero en las estribaciones de la Sierra Sur. Un lugar donde mi niñez y mi juventud tuvo sus episodios, ya que mi abuela materna era de Campillo de Arenas y olivos cercanos al Castillo eran de mi familia y a mi me gustaba subir a estas tierras, que vulgarmente le llaman la zona de “Los Pinos”.

Comentarios

  1. Magnifique blog. Très belles randonnées avec des couleurs intéressantes.
    Thierry.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, la pena es la caló, y ojito con los posibles incendios. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Miguel, hay que vigilar la bateria, jejejeje.
    Se advierte la falta de agua en las fotos o ¿es una apreciación mia?.
    De todas las forma es una ruta muy agradable.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bonita ruta, y entrañable redacción. Tienes valor, compañero, pues con el calor que hace, yo no me despego de la orilla...
    Disfrutemos, con la ayuda de todos, de un paisaje limpio.

    ResponderEliminar
  5. MUY BUENA RUTA Y PRECIOSAS VISTAS, PERO LO QUE FALTA ES EL AGUA EN ESTA ZONA, Y POR CIERTO QUIÉN ERES? Y QUIEN ES TU FAMILIA EN CAMPILLO, Y MUY BIEN EXPLICADA LA RUTA Y LAS SENSACIONES CHAPÓ

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares