jueves, 22 de diciembre de 2011

EL EMPEDRAÍLLO

 Este sendero, está marcado por momentos lejanos de la historia de España y en esta ocasión, la niebla le daba un alo emocionante; era como si entre tinieblas algunos de los personajes susurraran desde el más allá a los montes, a los árboles, a los caminantes…
 El sendero parte de Miranda del Rey, adentrándose por las “Suertes de Miranda”, lugar donde predominan las encinas y los pinos piñoneros.
 Un poco más adelante, siempre acompañados por el arroyo del Hornillo, también veremos algunos ejemplares de enebros y alcornoques.


 La ascensión es suave y fácil, y a medio camino encontramos un desvío hacia el Cortijo del Hornillo, como está muy cerca de nuestro camino, lo tomamos y nos deleitamos con los restos del Cortijo. Con las inmediaciones de este paraje, sin duda los lugareños sabían ubicar sus aposentos.


 Una vez de nuevo en el camino, dirección al Puerto del Rey, cogeremos otro desvío, que no es tal, ya que lo que haremos será seguir por el antiguo, hoy preservado por tratarse de los restos de una calzada empedrada que en algunos lugares la ubican en la historia como de la Época Romana, en otros de la Edad Media , hoy se ha convertido en un lugar anecdótico en pleno Parque Natural de Despeñaperros en Sierra Morena, donde los caminantes pasamos pensando en todas las historias de todo aquel que ha ido gastando cada piedra de este camino.


 Normalmente cuando volvemos a encontrarnos con la pista principal, las indicaciones del sendero, te invitan a descender por la moderna pista, pero nosotros que conocemos algo de la zona, no quisimos hacerlo antes de visitar la Pantaneta del Rey, lugar donde la fauna de la zona es abundante y el lugar una maravilla.
Otra vez la niebla marcó la magia sobre el agua de la pantaneta, haciendo jugar a la imaginación con cuentos e historias de hadas y aventuras.


 Volvemos un poco por nuestros pasos y continuamos la marcha del sendero, en esta ocasión entre encinas y madroños, de los que pudimos hacer degustación, con moderación claro. Nuestro próximo destino, El salto del Fraile. Cuando el arroyo del Rey lleva agua, podemos observar una bonita cascada con un salto de agua considerable, pero este no era el caso de estos días, en que el arroyo está retenido en la pantaneta y ésta aún, no se ha llenado. He intentado buscar fotografías  del salto, pero no tienen buena calidad, no obstante os podéis hacer la idea.




 Por último nos dirigiremos hacia la Mesa del Rey, aquí cambia la vegetación otra vez, con pequeños pinos de repoblación y bajo ellos una gran masa de jaras pringosa que en primavera el blanco tapiza el verdor de esta zona.


 La Mesa del Rey, es otro lugar con historia. Ahora nos trasladaremos a la batalla de las Navas de Tolosa, una batalla que cambió la historia de España. Aquí en este lugar donde nos encontramos, las tropas cristianas acamparon  antes de la denominada Cruzada por el Papa Inocencio III, cuyo coordinador y estratega Alfonso VIII de Castilla llevó para ello a buen puerto venciendo en tan memorable batalla.

 El sendero por último irá descendiendo hasta nuestro lugar de origen, dando vista a la pedanía de Miranda del Rey desde comenzamos la marcha.

4 comentarios:

  1. Me han entrado ganas de tirarme de cabeza a la pantalla por si así, al igual que Alicia, podía seguir ese camino aunque fuera detrás de ti.

    Hermosas fotos que acompañan a la descripción.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Preciosos paisajes nos trasladas a través de esas magníficas fotografías... y la descripción que haces nos va situando muy bien sobre el terreno... muy interesante Miguel.

    Feliz Navidad y próspero año nuevo para ti y los tuyos, que el año que pronto comenzará os traiga lo mejor de lo mejor para ti y los tuyos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que hermosura de paisajes, Miguel. Un bosque realmente bello, como los madroños, como esas brumas que se colaban entre el bosque, entre las montañas, otorgándoles una rúbrica mágica y misteriosa.

    Feliz Navidad.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  4. Hola Miguel, senderismo e historia mezcladas en un buen reportaje como tienes por costumbre.
    Feliz 2.012.

    Un abrazo

    ResponderEliminar