La Maroma

Hablar de la Maroma, es citar una de las cimas emblemáticas de Andalucía. Techo de la provincia de Málaga con sus 2.069 m de altitud, se convierte en un lugar ansiado por el montañero, fruto de esto se entiende, lo muy transitado de este duro y bello sendero.
Nosotros decidimos la subida por la cara norte, desde área recreativa El Robledal en la provincia de Granada (parece ser que la mayoría de los viandantes también).

El Robledal, que como su topónimo indica, el roble, fructifica por sus alrededores entre una gran variedad de especies arbóreas, ya que este lugar parece más un jardín botánico que otra cosa.
La subida con una pendiente suave, nos da ánimo, parece que los más de mil metros de desnivel que nos espera, no nos harán sufrir mucho…!qué ingenuos!
Más o menos en solitario, hasta llegar al la zona del Contadero a unos 1500 m, lugar donde el sendero se estrecha y parece ser que los pastores del lugar, aprovechaban las circunstancias físicas para contar al rebaño. A partir de aquí, la subida se hace dura, bueno bastante más dura.

Un descansillo en un panel ilustrativo de las sierras y del Valle del Temple, hace que nos encontremos con dos grupos. Uno viene de Vélez Málaga, por el que me quito el sombrero, ya que son gente mayor, que durante toda su vida miraban hacia los más alto de sus sierras y allí  año tras año, la Maroma les esperaba. Así que decidieron acompañados de unos guías fabulosos de la Diputación de Málaga, alcanzar una cumbre amiga, gente que sin ser montañeros, ni senderistas y con una edad bastante avanzada querían llegar a la cima.
Allí también conocimos a otro grupo, amantes de la naturaleza, tanto que la estudian y quieren dedicar su vida a ella con sus estudios, un grupo cosmopolita, que les une el lugar de estudios, mi Sierra de Cazorla, ya que estudian en el Centro de Capacitación y Experimentación Forestal de Cazorla.



Otro empujoncito más y llegamos a un pequeño prado llamado Tacita de Plata, dejándonos atrás ejemplares de Tejos, que dan nombre a todas estas Sierra y a este Parque Natural, así como el nombre real de esta montaña, Tejeda, aunque se le conozca por la Maroma. Aquí en este lugar nos dejaremos al grupo de esa edad de plata tan valiente, aunque los volveremos a ver en la cima.

Seguiremos subiendo hasta llegar al llamado Salto del Caballo, a unos 1.860 m, lugar espectacular, donde a un lado y otro nos sorprenderá por sus cuadros paisajísticos tan bien pintados por la mejor artista que conozco, la Madre Naturaleza. Desde Sierra Nevada, majestuosa y blanquecina a nuestras espaldas, hasta una Costa del Sol, soñolienta tras las brumas frente a nosotros.



Último empujón a nuestras piernas, y cima, pasando por precipicios que reprimen el pensamiento por si pesa y nos desequilibramos, hasta llegar al punto más alto ya en la Provincia  malagueña, La Maroma (2.069 m) llamada así popularmente, debido a la utilización por parte de los neveros de una gran soga o maroma con la que descendían a una sima cercana a la cumbre para abastecerse de nieve y hielo y poder comercializarla.
Un gran monolito con alguna inscripción simbólica y dedicada a gentes que faltan y amantes de la montaña, nos confirma que hemos hecho cumbre.

Fotos de rigor, que nos hace nuestra amiga Raquel, estudiante del grupo de capacitación que nos acompañó en buen tramo del trayecto, y poco a poco muchas gentes más irán llegando, como nuestros amigos de Vélez y otros muchos más dándole un colorido especial a la cima.



Bajamos con la satisfacción de haber hecho otro techo de Andalucía, otros paisajes y muchos amigos.

Comentarios

  1. Que bonita montaña, Miguel. Los paisajes son preciosos y ese desnivel vale la pena para alcanzar las terrazas superiores, que dan paso a la cima. Espectaculares.

    UN abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. !Ay Miguel que me ha gustao esta entrada!, me ha encantao porque conozco la ruta un poquito, y la he hecho aunque no llegué hasta la cima... hubieramos llegado con otra climatología, de verdad, pero es que era finales de agosto y pegaba un solazo de justicia que ni te cuento, total que dimos media vuelta y volvimos para Canillas de Aceituno. También tengo que confesarte que me gusta particularmente la Sierra de Tejeda porque me es familiar, ya sabes que mi familia materna es de La Axarquía, y claro, la Maroma es algo muy nuestro... lo malo es que cuando voy a Torre del Mar a casa de mi madre es verano, y ya sabes, los calores que te echan pa trás, y en Navidad, la cosa no es como para irse de ruta, precisamente porque los pocos días que me dan en la oficina es justo para estar con la familia, ya sabes, son fiestas hogareñas 100%, pero vamos, que subiré, estoy segura que subiré y coronaré cima, no se cuando, pero lo haré !seguro!
    Tu entrada me ha encantao sobremanera, y tus fotos me han emocionao... maravillosisimas!!!
    !eres grande Miguel!

    Mil besotes gordotes

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué altura, que vista, que maravilla! y que lindo, y se te nota la alegría del corazón por el encuentro con esos grupos
    Sigue así que vas a llegar muy alto Miguel (perdón por el chiste malo, es que solo puedo palmearte el hombro con palabras)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Locoooo... Genial como siempre en la conjunción del texto y la fotografía.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bonitas fotos y que luz tienen las fotos se nota que llega el buen tiempo !!

    ResponderEliminar
  6. Hola Miguel, porque tu me dices que es en Málaga, pero bien podria ser cualquier montaña de las sierras del norte.
    Una subida muy entretenida por lo que muestras en las imagenes con robles y tejos, un par de especies muy caracteristicas y muy vistosas en las sierras que habitan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares