miércoles, 17 de febrero de 2010

CALDERA DEL TÍO LOBO 2010


Hace casi un año, comencé este blog presentando la ruta de la Caldera del Tío Lobo. Las abundantes lluvias y nevadas de este presente año, nos ha invitado a repetir esta bonita excursión por el Valle del Arroyo de la Escaruela, arroyo que un poco más abajo, formará parte del Río Albanchez.
Para los nuevos visitantes de mi blog, haré una breve explicación del lugar, aparte de que hicimos una pequeña variante para explorar un poco más la zona y alargar el trayecto.
Desde el cementerio del pueblo de Albanchez de Mágina, sale un carril entre olivos, que poco a poco nos irá descendiendo a pie del arroyo de la Escaruela.
Nos desviamos por un sendero señalizado, pero nosotros en esta ocasión lo obviamos para descender con bastante dificultad, hasta la cascada del Zurreón, que anteriormente se nos quedó sin visitar.
Tomamos el cauce del arroyo, cruzándolo una y otra vez, según el trazado del sendero, para facilitar la marcha.
Este sendero, como el cauce normal del acuífero, terminará en la monumental pared desde donde se precipita en una bonita cascada el arroyo (Cascada del Tío Lobo)
A la vuelta, decidimos tomar altura por las faldas del Carluco, y poder observar las formaciones y pliegues rocosos, así como, una vista aérea de todo el valle, el Pico Monteagudo, el Aznaitín y en sus faldas Albanchez de Mágina, quedará a nuestras espaldas, el Carluco, Cárcheles y el Pico Mágina.
La verdad, es que esperábamos bastante más agua que el año anterior, sólo superaba el cauce un poco, pero el maravilloso paisaje hace que merezca la pena repetir el trayecto.
Os dejo una estrofa de una cancioncilla popular del lugar, donde menciona este paraje.
“Cuatro cosas tiene Albanchez
que no las tiene ni Madrid:
la antigua torre del reloj,
el nacimiento del Hútar,
(la) Caldera del tío Lobo,
y nuestro guiso de maíz.”

sábado, 13 de febrero de 2010

LA ALBARDA, OJO DE CARRALES E IGLESIA DE LOS PERROS


En agosto del año 2005, en plena ola de calor, una tormenta eléctrica provocó el mayor desastre natural de la historia en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, arrasando 5000 ha en la zona de la Sierra de las Villas y ladera oeste del Pantano del Tranco.

Nosotros, cinco años más tarde, decidimos hacer una ruta por una zona devastada por las llamas, donde poco a poco, la vida, resurge de sus cenizas.

En la carretera transversal de las Villas, encontramos una pista cerrada al tráfico rodado con un cartel: Pista de la Albarda.

La Pista de la Albarda, comienza ascendiendo bajo la ladera de la lancha del Tosero, hasta llegar al arroyo Martín, que tras cruzarlo por una puente, pasa a la ladera de la Piedra del Enjambre, por donde iremos ascendiendo hasta llegar al punto más alto y rodearla.

La ascensión sencilla nos va descubriendo un paisaje silencioso, la ausencia de los árboles acusa al silencio de sus vecinos los pájaros emigrados a otras zonas cercanas dónde haya ramas donde posarse.

Nuestra imaginación completa el paisaje que hace unos años debió ser maravilloso, ya que aún y en el estado en que está la zona, no podemos decir que no merezca la pena la visita.

En la parte más alta junto al Caballo de la Albarda, nos encontramos con una joven manada de cabras montesas que curiosas nos miraban con descaro.

Pasado el antiguo cortijo de la Albarda, nos encontramos parte de nuestro destino, el pico de la Albarda con su ojo vigilante de la sierra (El Ojo de Carrales).

Pasaremos de largo el pico para buscar varias formaciones espectaculares de la zona, el gran agujero cerca del arroyo del Agua de los Perros, una espectacular ventana hacia el nuevo valle que en sus comienzos tras el tranco perfila el Guadalquivir.

Volviendo por la cresta, nos encontramos la gran bóveda de la Iglesia del Agua de los Perros, por donde tras colar el arroyo por una agujero, se difumina el agua en la altura cayendo a las rocas dándole a este lugar una gran majestuosidad.

Mas tarde subimos al Pico de la Albarda, con la foto de rigor y el espectáculo de las maravillosas vistas de estas Sierras, donde claramente el verdor contrasta con las secuelas de aquel incendio tan cruel.

La vuelta la hicimos por el mismo lugar, salvo en la zona del Cortijo del Melonar, junto a la parte alta del Arroyo Martín, dónde nos dejamos caer hacia el puente, aventajando las curvas de la pista y disfrutando de las grandes cantidades de pequeñas caídas del arroyo.

sábado, 6 de febrero de 2010

LA CUERDA DEL MILAGRO


Este recorrido esta emplazado en la parte más al sur de Sierra Mágina. 

Aprovechamos la subida de las temperaturas, para poder acceder con relativa facilidad, hasta lo más alto de la Cuerda del Milagro, con sus nada despreciables 1.932 metros. He dicho relativa, pues la gran cantidad de nieve acumuladas en semanas anteriores, nos dificultó la marcha, haciendo de un paseo, una rutilla un poco dura.

Dejamos los coches en la Cañada de las Cruces, un lugar precioso, donde hay un refugio para el ganado de la zona, junto a una antigua casa forestal. Desde aquí podemos ascender a la Serrezuela, al refugio Miramundos y  al pico Mágina cumbre más alta de la provincia de Jaén.

Pero nuestro destino en esta jornada era la vertiente vecina de toda la cuerda del Mágina, la del Milagro.

La parte del Mágina casi desnuda de vegetación arbórea, contrasta con la del Milagro con un gran manto verde de Pinos de repoblación en su parte baja y un gran número de Pinos Salgareños autóctonos en la parte superior. Ambas partes acompañadas de las habituales joyas botánica endémicas del lugar y grandes alfombrados de Sabinas y Enebros rastreros.

Desde la Cañada de las Cruces, ascenderemos fácilmente por la pista forestal que termina convirtiéndose en un pequeño sendero, pero nosotros tomaremos uno, un poco antes del final a la derecha hacia el barranco de las Cobatillas, que tras cruzarlo, asciende zigzagueante hacia lo más alto de la Cuerda del Milagro.

La gran cantidad de nieve, nos sorprende por gran espesor acumulado. Desde lo más alto, pudimos oxigenar la mirada, con el bello paisaje que nos brinda el lugar. El pico Almadén, Mágina y Miramundos más cercanos, allá a lo lejos el gran macizo de la Sierra de Cazorla, los grandes y majestuosos pico de Sierra Nevada, tan identificables como el Veleta, la Alcazaba y el techo peninsular, el Mulhacén. Delante reteniendo el paisaje Sierra Arana y su continuación Sierra de Huetor y hacia el oeste la Sierra Sur de Jaén, con sus caprichosos dibujos en el horizonte.

Desde la cima nos dejamos caer (casi literalmente) hacia la loma de los Bolos, pero no quisimos adentrarnos más ya que esta zona es un lugar dónde abundan las simas, siendo una de ellas, la Sima de Hoyo Hundido, con sus 170 metros de desnivel una de la más profundas de la provincia. La nieve podría tapar alguna de estas profundas cavidades de la tierra, y la prudencia nos invitó a volver por nuestros pasos hasta el lugar de origen.