martes, 25 de mayo de 2010

CAÑONES DEL RIO VELILLOS


Hacía más de un año que estuvimos por la zona visitando los pueblos de Moclín, Íllora, Montefrío... y nos quedó la sensación de que además de arte e historia, por lo accidentado de la zona, podríamos encontrar algo más, sacar provecho a esa naturaleza que rodea a este espectacular lugar.

Olivares, es una preciosa pedanía de Moclín, población  ubicada en el Poniente granadino. Por el centro de esta población, pasa el río Velillos, río que nace en la Sierra Sur de Jaén y que se encajona a pocos kilómetros de Olivares y por debajo de Moclín, dejando una estampa digna de admirar.

Desde Olivares, tomaremos una pista que acompañará al río que nosotros tuvimos suerte de encontrar con bastante caudal.
La pista muere en un puentecillo de madera que cruza al otro lado y desde allí comienza este sendero llamado de la Buena ventura, o de la Hoz del río Velillos.

Nuestro trayecto va tomando altura poco a poco siempre paralelo al río dando frente a una gran cerrada, donde la verticalidad de las paredes irán dando forma al cañón que deseábamos visitar.

Ya en lo más alto del sendero, nos encontramos un gran puente colgante no apto para personal con vértigo, pues pasamos sobre el río a una altura considerable, esto unido al movimiento del puente producido por nuestros pasos y que todos paramos en el centro del puente, pues tanto mirar para la zona desde donde venimos y su espectacularidad del paisaje así como hacia donde vamos teniendo en cuenta que una vez en el otro lado el sendero se convierte en una pasarela voladiza pegada a las paredes del cañón y por último la cascada al dejarse caer el río desde una represa en lo más estrecho... uf es acongojante.

Pero la historia de nuestra ruta en esta ocasión terminará pronto, la pasarela por la pared, maravillosa. Pero arriba y a la altura del río, encontramos que la fuerza del agua, de grandes subidas del río, habían destrozado la pasarela.

No podíamos seguir, hacia Moclín, el caudal era muy alto y sin meterse en el agua era imposible.

Decidimos volver por nuestros pasos y dar gracias por la maravillosa ruta que nos había ofrecido este enclave tan particular de la naturaleza granadina.

 

4 comentarios:

  1. Esa pasarela, más que acongojar, lo que tienes es que ac... jeje... bueno, eso... :))

    Qué buenas foticos.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel.
    Como tú bien dices, una ruta maravillosa. Eso demuestra una vez más, qué cualquier camino por sencillo que sea, al final nos lleva a rincones de gran belleza. Y como dice Guillermo ese puente acon….
    Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Miguel, una ruta de ensueño sin duda alguna por estos cañones y esa pasarela pegada a al pared (lástima que estuviese estropeada y no pudieseis terminar vuestar ruta).

    Se nota que este año ha llovido por todos los lugares a juzgar por el agua que baja en el río.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  4. Una ruta preciosa, sí señor... lástima lo de esa pasarela estropeada por las lluvias que os impidió llegar a Moclín, pero aún así qué más da, después de todo la ruta fue espectacular y los parajes por donde estuvisteis son superbonitos, ¿y tu dices que la pasarela acojonaba un pelín?, a mí, lo que más me acojona es cuando estoy pasando yo por la pasarela -por supuesto agarrada a ambos lados-, que el graciosillo de turno se ponga a saltar... y yo allí, agarradísima y tambaleándome !y siempre hay un graciosillo de turno, oye!, !siempre, que rabia!... bueno, espero que con vosotros no fuera ningún graciosillo saltarín, ya me entiendes.
    Una entrada hermosa y unos parajes hermosos, Miguel... un placer verlo y leerlo.

    Un besote de los gordos

    ResponderEliminar