lunes, 28 de septiembre de 2009

AZNAITÍN

El Pico Aznaitín (1.745 m.) es una gran mole montañosa de Sierra Mágina.


Desde niño la he podido observar desde mi ventana a los lejos e igualmente no le pasó desapercibida desde Baeza al poeta Antonio Machado, la cual cita en algunos de sus poemas.


Llegamos a esta gran montaña por la carretera comarcal que une a los pueblos serranos de Albanchez de Mágina y Torres, justo en lo más alto del puerto a 1.250 m., hay una pista de tierra. Aquí dejamos los vehículos adentrándonos entre almendros cargados de su exquisito fruto y cerezos despojándose de su hoja semi-roja otoñal.


La pista la abandonamos mas o menos recorridos 2Km, para atacar de una forma serjada, la cima de esta gran mole de piedra. 


No hay un sendero definido, muchos de animales y algún resto de un antiguo sendero de los neveros de otras épocas.


La distancia no es mucha, pero la subida es dura, sin sendero y buscando la forma “fácil” de llegar a la cima.


El año pasado, intentamos esta subida, pero quedando poco para llegar al punto geodésico y ya en su arista, nos volvimos, una tormenta de nieve arriba y bastante agua mientras descendíamos nos obligó a no terminar esta bonita subida.


En está ocasión el cielo también pintaba “mal”, pero el tiempo nos dejó subir hasta lo más alto, y poder deleitarnos del paisaje que nos brinda el lugar. Pero a los pocos minutos, empeoró el tiempo y tuvimos que bajar los más rápido posible, soportando la lluvia, empujada por un viento fuerte que nos dificultaba el descenso a la vez que nos empapaba.


Como terminamos antes de lo previsto, bajamos a visitar, el área recreativa de Hútar, con sus arboledas y fuentes donde descansamos y comentamos la jornada.

LA PINCELADA LITERARIA

Desde mi ventana,
¡campo de Baeza,
a la luna clara !
¡Montes de Cazorla,
Aznaitín y Mágina!
¡De luna y de piedra
también los cachorros
de Sierra Morena!
(Antonio Machado)

El vídeo

lunes, 21 de septiembre de 2009

CIRCULAR ANTIGUO POBLADO DE LA LANCHA-EMBALSE DEL JÁNDULA


En el Parque Natural Sierra de Andujar, en pleno corazón de Sierra Morena, nos encontramos con el Poblado de la Lancha. Este poblado se levantó en 1927 para la construcción de la Presa del Jándula, finalizada en Junio de 1931.


Lo primero que vemos son barracones de granito en mal estado por el abandono a través del tiempo, estos llegaron a albergar a 1000 trabajadores de la presa que con sus familias llegaron a sumar 3.000 personas. Debido a la distancia que le separaba de Andujar, se fue transformando en una pequeña ciudad autónoma, disponiendo de alcantarillado, agua potable, luz y teléfono. Destacaron edificios como la Iglesia que a la vez hizo de colegio, teatro, hospital, cuartel de la Guardia Civil, incluso queda en pie un antiguo frontón donde se practicaba este deporte.


En pie y buen estado solo quedan la Iglesia y las casas que sirvieron para los obreros que quedaron para el mantenimiento del Embalse.
Tras atravesar las ruinas viejas del poblado, descendimos hasta el río Jándula, cruzando a un lado y otro del río, hasta llegar a pie de presa. 
El río semi-quieto por el poco caudal de agua de esta época, nos deja bonitas estampas de color verdoso y su tranquilidad retiene también las imágenes que a él se asoman.


Decidimos subir por las rampas que antaño sirvieron a sus moradores, y atravesamos en esta ocasión por lo alto dando gusto a nuestros sentidos de la vista con el paisaje a 80 metros de altura sobre el río, a lo lejos el Cerro del Cabezo, centro de peregrinación Mariana, siendo la romería más antigua que se conoce la de la Virgen de la Cabeza.


De fondo también tuvimos unos sonidos peculiares en las Sierras en estas épocas, ya que tuvimos la suerte de coincidir con la berrea, con los fuertes bramidos del ciervo, sus luchas por ser el más fuerte de voz y cornamenta y hacerse del harén de hembras.


Como colofón, una pequeña manada de ciervos presididos por un gran macho, vociferando al bosque y un poco más allá, unos toros de lidia que creo estaban más asustados que nosotros.

LA PINCELADA  LITERARIA


Himno de la Virgen de la Cabeza:
 Morenita, Y pequeñita 
lo mismo que una aceituna, 
una aceituna bendita. 
Morena de Luz de Luna, 
Meta de Jiennense anhelo, 
bronce de carne divina, 
escultura en barro santo, 
un chocolatín del cielo 
envuelto por la platina
 del orillo de su manto. 
Es la Ermita 
reja que su manto aroma 
entre jaras de la sierra 
una cita, 
colgada entre cielo y tierra.
Morenita y pequeñita
la Virgen su gracia asoma
entre el joyer que la encierra,
Morena de luz de luna,
en el olivar del cielo
que en plantas de hojas se cierra
cayó una aceituna al suelo,
rodó y se paró en la sierra...
Morenita y pequeñita
¡Una aceituna bendita!

Es la Ermita 
reja que su manto aroma
entre jaras de la sierra 
una cita, 
colgada entre cielo y tierra.

EL VÍDEO



jueves, 10 de septiembre de 2009

UN DÍA POR LAS PLAYAS DE ¿JAÉN?

El calor no da tregua a estos aventureros del sendero, seguimos esperando a que “mejore el tiempo” para estos menesteres, y mientras tanto, seguimos con nuestro empeño de ubicar nuevos lugares donde poder disfrutar de un día de monte.
Así que nos fuimos a Sierra Morena, concretamente a Baños de la Encina, un pueblo que para mi parecer no se le está sacando todo el provecho turístico, tanto de su casco urbano medieval con monumentos de lo más variados y un castillo que es una maravilla, en un entorno de monte medio, característico de Sierra Morena, su diversidad de fauna y su playa.
Sí su playa, justo a muy pocos kilómetros de Baños, está el pantano del Rumblar, un lugar donde los aficionados a la pesca encuentran un gran filón de entretenimiento, los de caza mayor también ya que sus alrededores están poblados de ciervos, jabalís y muflones, los toros es otro de su atractivo, ya que por esos lares encontramos varias fincas de reses bravas, los senderistas aunque estamos restringidos a tantas fincas privadas de caza, pesca, lidia... y por último en verano, es uno de los lugares catalogados para el baño público, en la llamada Playa del Rumblar.
En definitiva, tenemos planteado un paseo turístico por el pueblo, ruta senderista por unos de los PR. que están señalizados, pero sólo cuando haga un poco de más fresquito.

sábado, 5 de septiembre de 2009

LAS COBERTERAS AL BARRANCO EL ESTORIL POR LA NAVA Y LA HOYA Ruta realizada en Noviembre del 2008


Aprovecho el parón de rutas en estas fechas, y preveo que las próximas no las podré documental gráficamente (problemillas técnicos), he decidido mostrar muchas de las realizadas en estos últimos años siempre que mis archivos fotográficos me lo permitan.

La Sierra Sur de Jaén, es la gran desconocida de la provincia al no tener la zona declarada como Parque Natural (parece ser motivos políticos entre otros), pero con la categoría de tal, por su biodiversidad de fauna y flora y su belleza paisajística.

Las Coberteras es un puerto de montaña de una pequeña carretera de la Sierra Sur. Ésta une al pantano del Quiebrajano con la localidad de Valdepeñas de Jaén.

Desde este lugar sale un sendero que asciende en un zigzag prolongado hacia el llamado Llano o Puerto de la Nava. Un precioso lugar donde los prados verdes entre claros del bosque nos sorprende a esa altura. En este lugar subsiste un quejigal  de centenarios miembros, que da forma de cuento al bosque.

Este sendero como el que seguiremos para descender hasta el Barranco el Estoril, son dos por los que normalmente se asciende al pico la Pandera, (1872m) el más alto de esta Sierra.

Nosotros una vez en la Nava en vez de ascender el tramo final hasta el pico, descendimos por el Barranco de la Hoya y el Estoril, hasta el Castillo de Otiñar.
Os dejo un precioso poema de Gloria Fuertes

Lamento en la montaña

Aún te veo, río de mi vida,
con los ojos que miran las montañas.

Yo era una montaña con almendros
montaña solitaria.
Y viniste alegre con tu canto
y me besaste toda con tu agua.
Me dejaste inquietud para la noche
y el alma enamorada.

Aún te veo, río de mi vida,
en la curva lejana,
te vas cantando más entre los chopos,
te vas cantando más que en tu llegada.
Y yo, paralítica montaña;
inmóvil te recuerdo,
enferma de volcanes, alocada,
espero tu regreso, río loco,
que pasaste besando
mi cuerpo de montaña.
Tuviste que seguir tu destino de río,
y yo el mío triste de tierra amontonada.

Me dice el viento que vas al mar,
Te sigo río mío, con los ojos,
Te sigo río mío con los ojos,
ya que no puedo seguirte con las plantas.
Soñé... te quedarías a mi lado,
como un lago sin cisnes,
para siempre, acunando mi ansia.
Qué locura más loca
enamorarse de un río una montaña!
EL VÍDEO DE LA RUTA